Poniendo el foco en lo mejor... Diálogos apreciativos y apreciatividad

Por Laura Isanta - 12 Septiembre 2016



- ¿Qué son los Diálogos Apreciativos?

Es  una metodología creada por el Dr. David Cooperrider, y su equipo,  a mediados de los '80 en la Escuela de Management Weatherhead,  Case Western Reserve University, considerada entre las mejores a nivel mundial  en materia de Desarrollo Organizacional.

Todo comenzó cuando David Cooperrider,  de 24 años de edad,  se encontraba haciendo un diagnóstico convencional como parte de su tesis doctoral acerca de “lo que estaba mal en el aspecto humano de la organización” en  la Cleveland Clinic. Mientras investigaba el tema se sorprendió del alto nivel de cooperación positiva, innovación y co-liderazgo que había en la organización. Comentó sus hallazgos a Suresh Srivastva, su tutor de tesis,  quien viendo su entusiasmo lo alentó a poner el foco en estos aspectos. David consiguió el permiso del director de la clínica  para dar un giro a su investigación y comenzó a preguntarse cuáles eran los factores que contribuían al funcionamiento altamente efectivo de la clínica cuando estaba en su mejor momento.

Esta pregunta fue la que  lo guió hacia la búsqueda de  lo mejor.  Registró los talentos, habilidades, valores y prácticas más frecuentes cuando la organización se hallaba en sus momentos cumbre y presentó su reporte al Directorio. Creó un revuelo tan poderoso que le pidieron que utilizara esta metodología con la totalidad de los grupos de trabajo de la clínica.

La Cleveland Clinic se convirtió en el primer lugar donde se decidió conscientemente el uso de la Investigación Apreciativa. Ya no se encontraban buscando una solución para lo que no funcionaba (el déficit)  sino potenciando y desarrollando aquello que querían ver crecer (lo mejor). 

La calidad y cualidad de las preguntas que nos hacemos determina lo que encontramos y lo que hacemos con lo que encontramos determina nuestro futuro.
Su denominación de origen es Appreciative Inquiry o Indagación Apreciativa. En mi país, Argentina, la hemos cambiado por Diálogos Apreciativos porque creemos  que en  muchos países de Latinoamérica  la  palabra indagación  ha sido vapuleada y se la relaciona con interrogatorios  malintencionados, lo que hace que en algunas personas resuene negativamente.

Indagar significa preguntar para saber más acerca de algo, es buscar y descubrir  para ver nuevas posibilidades.

Apreciar  es la búsqueda deliberada de lo que es valioso. Si a la  indagación le sumamos la apreciación lo que tenemos como resultado es el arte y la práctica de hacer preguntas para descubrir lo valioso y significativo dentro de  las historias de la organización.  Es la búsqueda de su potencial positivo, aquello que le da vida.


- Cambiando el foco


En general  los consultores  somos contratados por las empresas  para dar solución a algún problema o  a algo que no funciona como se esperaba. 

En muchos casos contamos con las herramientas para solucionar lo que nos piden, podemos “arreglar” lo que está roto y lograr lo que el cliente deseaba, pero ¿es esto lo que el cliente en verdad quiere que ocurra?

Al llegar a las empresas  lo que nos cuentan  es el problema, lo que desean corregir,  esperando de nuestra parte una propuesta  que pueda  identificar y analizar las causas,  desarrolle las soluciones posibles y  ponga en marcha un programa de “reparación” de lo que no funciona;  el foco está puesto en eliminar lo que no quieren  ver más, el déficit.

Cuando vamos más allá de lo que nos dicen e  indagamos  más profundamente con preguntas como por ejemplo: ¿qué es lo que verdaderamente anhelan  ver más? o ¿qué quieren que florezca todos los días en la organización?  Allí nos encontramos con algunas sorpresas. La primera es que generalmente los responsables de las organizaciones no suelen hacerse esta pregunta, por lo que los primeros sorprendidos son ellos al escuchar sus propias respuestas.

Allí descubrimos que su deseo es mayor y que la solución al problema suele tratarse de una necesidad inmediata -a veces más urgente, otras menos-, pero que no es lo que pedirían si los dejáramos soñar.  Llevar a las personas a que pongan el foco en lo que desean  es mucho más poderoso que solo llegar a las organizaciones como “solucionólogos” para resolver aquello que los inquieta.

Parece razonable que para mejorar una situación sea necesario que primero se arregle  lo que está mal y esto puede ser cierto en algunos casos pero no siempre es la mejor opción.

Para un  consultor apreciativo es importante llevar a las organizaciones a un escalón más alto, ir por más y facilitar procesos que les permitan llegar a ser la mejor versión de sí mismas. Que puedan salir del paradigma de la resolución de problemas, que es inherentemente conservador, y entren, a través de nuevas prácticas que las favorezcan, al mundo de creatividad y la  innovación para transformar  a su organización – como dice Jim Collins – “de buena en genial”.
Cuando estamos absorbidos por lo que queremos evitar o en reparar los errores pasados hay poco espacio para desarrollar la creatividad y la innovación.

En la metodología de  Diálogos Apreciativos el énfasis está puesto en expandir y desarrollar el potencial ya existente dentro de la organización. Indagamos para descubrir lo que ya tiene de valioso y significativo, visualizamos el futuro deseado, proponemos diferentes caminos para alcanzarlo e innovamos. El foco está puesto en lo que queremos ver crecer, lo que deseamos alcanzar.

- La apreciatividad en varias versiones


Puede que Ud. haya oído hablar de Diálogos Apreciativos, Inteligencia Apreciativa y/o Apreciatividad. Si bien todas ellas tienen puntos en común hay algunas diferencias.

Los Diálogos Apreciativos son una metodología.  Etimológicamente, metodología viene del griego “methodos” (método) y logos (estudio de).  A su vez, methodos está formado por la raíz “meta” (más allá) y “hodos” (camino o viaje). Metodología es “el estudio del conjunto de operaciones y procedimientos racionales y sistemáticos que se utilizan para llegar a un fin".

Hacer Diálogos Apreciativos es utilizar  diferentes técnicas e instrumentos de indagación apreciativa para llegar a un objetivo. La Inteligencia Apreciativa es una habilidad que todos tenemos, en mayor  o menor medida, y que puede desarrollarse y aumentarse con la práctica y el aprendizaje consciente. Los individuos con alta Inteligencia Apreciativa son muy valiosos para las organizaciones porque tienen cualidades que impactan positivamente en los resultados de la organización, tales como las interacciones de alta calidad, la capacidad para innovar,  baja frecuencia de reacciones negativas,  mucha  pericia para ver el talento en otros y hacer que el mismo se despliegue dentro de la organización,  facilidad para encabezar nuevos emprendimientos,  competencias para el liderazgo efectivo, destreza  para  responder a medios desafiantes y a los vaivenes de la economía y los mercados,  entre algunas otras más.

Y la apreciatividad es la capacidad de ver y rescatar lo valioso y significativo de las personas, los sucesos y las cosas. Es la observación deliberada de lo mejor, lo preciado y es una de las características de los individuos con alta Inteligencia Apreciativa.

Las personas con alta Inteligencia Apreciativa tienen la capacidad de ver más allá de lo obvio. Metafóricamente se dice que pueden “ver el roble en la bellota”. Ven ya en la semilla un fuerte tronco e innumerables hojas. Los Diálogos
Apreciativos  son una eficaz metodología para que las personas puedan plasmar en el mundo estas poderosas imágenes de futuro y hacerlas realidad.

- ¿Para qué puede servirnos conocer sobre Diálogos Apreciativos?


En principio porque es bueno contar con una herramienta más en nuestra caja.
Cuando yo me casé mi padre me regaló una caja de herramientas con lo básico, destornillador, pinza y martillo.  A medida que iban surgiendo nuevos escenarios iba incorporando nuevas herramientas, hasta llegar a tener un taladro eléctrico con diferentes mechas. Hoy mi caja es más poderosa y cuento con mayores posibilidades para alcanzar lo que deseo. Si quiero clavar un clavo, tengo un martillo y si deseo hacer un agujero uso mi taladro. Evalúo en cada caso cuál es la mejor herramienta que puedo utilizar. Esa es la ventaja de tener una caja con muchas opciones, aumenta mi efectividad.

Tal vez alguna vez escucharon la frase: "Para el hombre que tiene solo un martillo cualquier cosa es un clavo". Sin darnos cuenta las herramientas que tenemos nos limitan en el abanico de acciones y soluciones posibles.

Si solo tengo herramientas para solucionar problemas tal vez solo vea problemas. Si tengo un destornillador, tal vez distinga tornillos. Si tengo herramientas apreciativas  tal vez advierta  nuevas posibilidades, talentos, prácticas y habilidades a la espera de ser desarrollados.

La apreciatividad,  los DA y las prácticas que desarrollan la Inteligencia Apreciativa  no son las únicas herramientas posibles, pero es indispensable contar con ellas en nuestra caja si queremos aumentar la  efectividad y el bienestar de las personas y las organizaciones.

La metodología de los Diálogos Apreciativos ayuda a las organizaciones a ir más allá de la resolución de los  problemas. Transforma a las personas de mecánicos, “reparadores de errores”, a fervientes jardineros “facilitadores del  potencial y la innovación”. Llevan a las empresas de “promedio” a “excelentes”.

2017

Del Spinning a los sistemas

2016

La fórmula matemática de la felicidad

2016

Las motivaciones y la felicidad en la experiencia laboral

2016

El Coaching por Competencias como medio para crear contextos de felicidad en las organizaciones

2016

Paradoja del crecimiento infeliz. Entrevista a Wenceslao Unanue

2016

La felicidad es cosa seria

2016

¿Qué es felicidad organizacional?

2016

Cuando un buen salario ya no alcanza para quedarse

2016

Ejercicios sobre felicidad

2016

La paradoja de la felicidad con productividad

2016

La felicidad como un norte posible

2016

¿El género una variable a considerar?

2016

Ética y felicidad

2016

Algunas confusiones al momento de medir la felicidad

2016

Bienestar o felicidad en el trabajo y en la organización: intervenciones breves

2016

Más allá de los números: Estudio de la felicidad desde el lenguaje

2016

El poder de la ética en el mundo del trabajo

2016

Poniendo el foco en lo mejor... Diálogos apreciativos y apreciatividad

2016

¿Cómo medir el grado de felicidad en una organización?

2016

Habilidades relacionales, ¿las están fortaleciendo? 8 Preguntas clave

2016

Las zonas de confort pueden ser buenas

2016

Descanso es parte de la felicidad

2016

La perspectiva psicosocial de la felicidad y su medición

2016

Individualismo y felicidad (o bienestar): una relación a examinar

2016

¿Un camino o un fin?

2016

La felicidad laboral es posible

2016

En la fragilidad, felicidad

2016

La felicidad como parte de la gestión municipal

2016

Las percepciones construyen realidades. Más allá de la adolescencia organizacional

2015

Cuando el cuidado interno está al servicio de la felicidad humana

2015

Sujetos resilientes

2015

Pasaporte a la felicidad: DHL Express

2015

Felicidad y bienestar organizacional: ¿Quién es el responsable? Sus 4 drivers y componentes

2015

Empresas con alma: 5 pasos para humanizar los negocios, para un mayor bienestar y felicidad.

2015

Felicidad en la organización: un camino consciente o la desmotivación crónica como estilo de ser y permanecer en el pasado clásico