Algunas confusiones al momento de medir la felicidad

Por Eduardo Escalante - 30 Julio 2016


Cuando se habla de medir la felicidad hay bastantes aclaraciones que hacer. Cada autor querrá tironear su medición hacia el terruño del que se siente propietarios, si es experto en residencia, dirá hay que medir la resiliencia que la que hace feliz, si es experto en trabajo en equipo y así sucesivamente. Todo depende primero de cómo se define felicidad en sus propios méritos conceptuales, es una instancia de validación teórico. A ello no me voy a referir en este texto, porque he elaborado un artículo científico que se publicará en Colombia.

Adelanto parte de la conclusión: “Los estudios revelan que el estudio de la felicidad o bienestar requeriría, no solamente considerar la dimensión psicológica, sino también su dimensión social y cultural. La revisión de la literatura indicaría que algunas teorías abordan el constructo (bienestar/felicidad) como una cuestión psicológica, otros como cuestión psicosocial, otros acentúan el constructo como valores objetivos (filosóficos) de perfección de la naturaleza humana y no residiría en cuestiones materiales sino en el estado de conciencia de los individuos.
 
Esto me llevó a identificar bastantes ambigüedades en algunas conceptualizaciones que se hacen de lo que es la felicidad. Se tiende a usar de manera un tanto voluntarista, algunas expresiones, careciendo de rigor conceptual. Por ejemplo, se quiere medir felicidad y lo que sugieren es medir autoestima, trabajo en equipo, o creatividad. Esto estaría indicando debilidades en la instancia de validación conceptual. Si se está midiendo felicidad, necesariamente se tendrá que identificar a lo menos componentes del “bienestar subjetivo”, “bienestar psicológico”, o “bienestar psicosocial”.

Medir significa obtener hechos observables que se recoleccionan como parte del esfuerzo investigativo. El enfoque más común es el uso de instrumento de medición, aunque dadas las características del concepto de felicidad, necesariamente hay que incursionar emplean procedimiento de naturaleza textual, las verbalizaciones de las personas al momento de requiere la significación de determinadas experiencias.

Entonces, resuelta las instancias de validación conceptual y metodológica, se requiere el análisis del instrumento de medición que se usará, por ejemplo, una escala. Partiremos señalan que la escala representa una manera de operacionalizar el concepto de felicidad, por ejemplo, en la instancia de validación conceptual se ha optado por definirla como el grado con que una persona aprecia la totalidad de su vida presente de forma positiva y experimenta afectos de tipo placentero. Es necesaria aclarar que ésta es una de las definiciones plausibles.

La escala significa la elaboración de un este conjunto de preguntas mínimas para medir la felicidad. Un ejemplo de medición es la escala de felicidad de Gallup, que incluye índices específicos creados por investigadores reconocidos en el área, preguntas por satisfacción en áreas específicas de la vida y preguntas por satisfacción instantánea. Ésta última medida con técnicas de muestreo experiencial o de reconstrucción del día.

El investigador puede optar con aplicar una escala validada o construir la propia. En ambos casos hay que informar sobre su confiabilidad y validez (en general, a través de análisis factorial). Lo que indica que no se puede aplicar escala disponible en algún libro en la literatura. Se requiere asegurar que la escala reúne propiedades psicométricas apropiadas.

En síntesis, el proceso de medición del nivel de felicidad en el trabajo y en la organización supone aplicar un riguroso proceso científico, que por lo demás, está estandarizado metodológicamente. Por lo que se sugiere, que, si se recomienda una determinada escala de medición, se solicite el proceso de análisis de sus propiedades psicométricas. No está haciendo un análisis filosófico del concepto (si posiblemente en la instancia de validación teórica), pero en la instancia de validación operacional (uso de un instrumento) las exigencias están estandarizadas y son muy precisas.

Esto me permite señalar, que hay bastantes instrumentos que se declaran en términos de su capacidad para medir la felicidad, pero si no están respaldados por los protocolos que he mencionado se corre el riesgo de generar interpretaciones carentes de todo rigor científico. Se puede proceder a validarlos de parte de quien lo aplicará, o simplemente seleccionar un instrumento que tenga la necesaria dureza investigativa.

Eduardo Escalante - Director de Investigación del Instituto de Felicidad y Bienestar Organizacional de Fundación Universitas

2017

Del Spinning a los sistemas

2016

La fórmula matemática de la felicidad

2016

Las motivaciones y la felicidad en la experiencia laboral

2016

El Coaching por Competencias como medio para crear contextos de felicidad en las organizaciones

2016

Paradoja del crecimiento infeliz. Entrevista a Wenceslao Unanue

2016

La felicidad es cosa seria

2016

¿Qué es felicidad organizacional?

2016

Cuando un buen salario ya no alcanza para quedarse

2016

Ejercicios sobre felicidad

2016

La paradoja de la felicidad con productividad

2016

La felicidad como un norte posible

2016

¿El género una variable a considerar?

2016

Ética y felicidad

2016

Algunas confusiones al momento de medir la felicidad

2016

Bienestar o felicidad en el trabajo y en la organización: intervenciones breves

2016

Más allá de los números: Estudio de la felicidad desde el lenguaje

2016

El poder de la ética en el mundo del trabajo

2016

Poniendo el foco en lo mejor... Diálogos apreciativos y apreciatividad

2016

¿Cómo medir el grado de felicidad en una organización?

2016

Habilidades relacionales, ¿las están fortaleciendo? 8 Preguntas clave

2016

Las zonas de confort pueden ser buenas

2016

Descanso es parte de la felicidad

2016

La perspectiva psicosocial de la felicidad y su medición

2016

Individualismo y felicidad (o bienestar): una relación a examinar

2016

¿Un camino o un fin?

2016

La felicidad laboral es posible

2016

En la fragilidad, felicidad

2016

La felicidad como parte de la gestión municipal

2016

Las percepciones construyen realidades. Más allá de la adolescencia organizacional

2015

Cuando el cuidado interno está al servicio de la felicidad humana

2015

Sujetos resilientes

2015

Pasaporte a la felicidad: DHL Express

2015

Felicidad y bienestar organizacional: ¿Quién es el responsable? Sus 4 drivers y componentes

2015

Empresas con alma: 5 pasos para humanizar los negocios, para un mayor bienestar y felicidad.

2015

Felicidad en la organización: un camino consciente o la desmotivación crónica como estilo de ser y permanecer en el pasado clásico